«En ningún teatro de España se podrán representar, cantar, ni baylar piezas que no sean en idioma castellano» (1801). 

En 1838 se ordena que se elimine la lengua catalana de las tumbas del cementerio de Barcelona. 

«Hay que fomentar la emigración de gentes de habla castellana a Cataluña y Valencia para así asegurar el mantenimiento del sentimiento español que comporta.» (Frase pronunciada por el expresidente del Gobierno español, Leopoldo Calvo Sotelo, en 1983.) 

En el año 2003, el Gobierno español no se conforma con perseguir el catalán dentro de sus fronteras, presiona económicamente Andorra para que el catalán sea una asignatura voluntaria a partir del Bachillerato en las escuelas con subvención española que operan en el Estado andorrano.

Tiene cojones la cosa, ya que el catalán es la única lengua oficial de Andorra.

Anuncios