El Estado español y la Iglesia franquista siempre han ido de la mano, ésta, más interesada en mantener sus privilegios que seguir la doctrina de Jesucristo. Distintos  gobiernos han utilizado la Iglesia como vehículo sigiloso de imposición del españolismo y la lengua castellana.

(…) Las fuerzas centralistas que dan soporte al “Blaverisme” en la sociedad valenciana se dan cuenta de la importancia que podía tener controlar la iglesia para sus propósitos (…) porque la iglesia es (y en aquella época más aún) muy importante como institución en el País Valencià, con un índice de práctica religiosa altísimo. http://www.antiblavers.info/pmwiki/pmwiki.php 

Esta Iglesia franquista y fundamentalista, también se ha infiltrado en un Vaticano predispuesto ha aceptar las sectas y asociaciones católicas de ultraderecha y su dinero. Por lo tanto no es de extrañar, que la aprobación de la Conferencia Episcopal Tarraconense (que sería una región eclesiástica catalana) no sirva para nada, porque la Iglesia catalana sigue dependiendo de Madrid.  

Tampoco es de extrañar que se utilizaran todas las presiones e influencias para que la Santa Sede decidiera desmembrar los territorios de habla catalana, y se separaran las parroquias de la Franja de Ponent  de la Diócesis de Lleida.

Los obispos de la Iglesia catalana, sea por renuncia o por jubilación, son sustituidos por gente del Opus Dei como mínimo, eso sí, todos españolistas de brazo en alto. Por eso cada vez que se abre un proceso sucesorio es como estar viviendo una película de Hitchcock para los cristianos catalanes. 

(…) El obispo de Lleida, Francesc X. Ciuraneta, presenta la renuncia debido a un empeoramiento de su frágil salud. Un buen obispo, que ha dado protagonismo y responsabilidad a los laicos, y que ha mantenido con valentía, humildad y soledad, hasta el último momento, el pulso con el Vaticano y otros poderes en defensa de una justicia que hasta ahora le ha sido negada. Con su renuncia se vuelve a abrir el proceso sucesorio en una diócesis catalana y por lo tanto los temores de un nombramiento más político que pastoral. (…)http://www.esglesiaplural.cat/modules.php?name=News&file=article&sid=156  

Por eso mismo, es de agradecer ver que aún hay cristianos de verdad cuando lees cosas como esta:  

Cristianismo del Siglo XXI es una asociación formada por mujeres y hombres, miembros de entidades cristianas que creemos en el mensaje de amor y de esperanza del Evangelio, que defendemos un cristianismo no excluyente ni exclusivista, La actitud involucionista e intransigente de un sector considerable de la jerarquía de la Iglesia católica española, ha vuelto a quedar en evidencia en los documentos sobre la enseñanza de la religión católica y la asignatura de Educación para la Ciudadanía. (…)(…) Con respecto a la beligerancia de la Conferencia Episcopal respecto de la asignatura de Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos, creemos que la crítica que formula cuestiona el derecho del Estado a contribuir a la formación de la conciencia moral cívica de los alumnos en todos los centros. La Conferencia Episcopal, en su argumentación, no deja prácticamente espacio para un amplio margen ético compartido por todo el alumnado. (…) http://www.cristianismexxi.org/ 

¿Para cuando un Cisma en toda regla? ¿Para cuando una casilla separada de la Iglesia para los cristianos que trabajan por los demás? ¿Para cuando la independencia de la Iglesia catalana de la Conferencia Episcopal Española?

Anuncios