Cada vecino de las cuatro provincias catalanas sufre un déficit fiscal anual de unos 2.600 euros, según datos del estudio elaborado por la Fundación Josep Irla, vinculada a ERC, y que ha presentado en Barcelona el secretario general del partido republicano, Joan Puigcercós.

 

Como decía en un post anterior, la cifra del estudio de una entidad privada sobre lo que pagan y reciben los catalanes, resultó ser de 1.095 euros, dinero que dejaban de recibir los ciudadanos de Catalunya. Ahora, a la Fundación Josep Irla le sale una cifra superior, 2.600 euros por persona y año.

Ese dinero no vuelve bajo ningún concepto a Catalunya. Y así no van las cosas.

 

Ahora, Solbes tiene que decir la suya, que lo hará cuando lo estime oportuno y la martingala cabalística con la que deben estar trabajando le dé una cifra que no afecte demasiado a la recaudación del Estado y que le permita seguir expoliando de un modo menos descarado. Esta cifra seguro que rondará, euro arriba, euro abajo, los 1.275 euros porque será un promedio a la baja de las otras dos cifras ya barajadas, y si no al tiempo. 

 

Yo, de todas maneras, en vista de que ese expolio contra Catalunya, que ya dura más de 300 años, afecta a todos los que viven en ella, pediría al señor Solbes, no para mi, si no para aquellos que, viviendo y trabajando en Catalunya, no solo no se sienten catalanes, si no que, además, la odian profundamente y, que son tratados de forma injusta por el Estado español al padecer también ellos el castigo destinado a los catalanes.  

Por ello, propongo la creación de un carné especial que serviría para que, entre muchas otras cosas que se tendrían que estudiar,  hacienda les devolviera anualmente los 2.600 euros que pagan de más como catalanes y a los que tienen derecho como españoles, otra de las ventajas que disfrutarían es de la gratuidad de las autopistas y grandes descuentos en los billetes del AVE y de Iberia.

Anuncios