obispos go home

Aún que tengamos una democracia de bajo nivel, no se puede permitir que representantes de un Estado extranjero ataquen sistemáticamente a un gobierno elegido democráticamente. Y menos para imponer a toda la población sus demandas religiosas. El gobierno español debe actuar de inmediato y mandar a todos esos obispos franquistas de vuelta al Vaticano y suspender el Concordato con la Santa Sede.

Anuncios