najat-ramon-llull.jpg 

El Premio Ramon Llull 2008 no ha galardonado ningún escritor, ni conocido ni consagrado, sino que ha hecho una apuesta por una escritora casi desconocida de origen marroquí, Najat El Hachmi, con la novela “L’últim patriarca” (El último patriarca). La obra se adentra en la historia de un inmigrante marroquí que se instala en la Catalunya central, desde su papel de patriarca omnipotente, a veces déspota, ha de afrontar los cambios culturales que asume su hija, una nueva generación, que rompe con la tradición de origen y se adapta a los valores de la nueva sociedad dónde vive.

Más en vilaweb.cat 

Anuncios