Antes de la tercera edición del acto ‘Por la vida, la familia y las libertades. Unidos podemos’, impulsado por la plataforma Pacto por la Vida y la Dignidad, en el Palacio de Congresos de Barcelona se escribió, en la Web Cristianisme al segle XXI, esta carta abierta dirigida al cardenal arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach.

Querido Sr. Lluís Martínez Sistach

 

Cardenal Arzobispo de Barcelona, dadas las circunstancias actuales, nos vemos en la obligación de dirigirnos a usted para expresarle nuestra perplejidad ante algunas noticias que nos llegan. Se trata de un acto previsto en Barcelona que trae como título “Por la vida, la familia y las libertades, unidos podemos!”. En el anuncio de este acto se indica que no será como el de Madrid que fue litúrgico, convocado para cristianos, por un obispo (concretamente Rouco, que estuvo acompañado de otros muchos obispos, entre ellos algunos de Catalunya). Allá, dicen, no se hizo referencia explícita a ningún partido. En cambio en este de Barcelona, la propaganda que nos ha llegado vía Internet, dice que sí que se trata de un mitin político, convocado por entidades diversas, algunas de confesionales y otras no. Se deja claro, pues, a priori, que se hablará de política.

Antes del acto en sí, está prevista su presencia y se espera que presida la celebración Eucarística.

Al fin y al cabo, aquello de Madrid y ahora esto de Barcelona, crea una confusión en la opinión pública que se hace difícil de asimilar: ¿es o no es política esto que se procura con estas concentraciones dónde se reúne mucha gente, cuanto más mejor, bajo la presidencia de miembros de la otra jerarquía como son los cardenales? ¿Qué intereses mueven a la jerarquía secundar actos de este tipo, organizados siempre por grupos integristas, detrás de los cuales se ve claramente la mano de determinados partidos políticos?

Estamos acostumbrados a qué, para la jerarquía, sólo cuente la parte de la Iglesia integrista y reaccionaria, mientras que los numerosos grupos de base, con pocos recursos, no cuentan para nada. Estos, pero, con su trabajo continuado, son los pilares reales de la Iglesia, y aquí podremos encontrar la mayoría de las mujeres y de los hombres que todavía restan en ella. Nos alegró saber que usted, nuestro Obispo de Barcelona, no fue presente en Madrid. Lo interpretamos como una señal de prudencia de un Pastor que quiere serlo de todo el mundo. Por esto ahora nos desorienta el anuncio de su presencia en el acto que comentamos. Hace falta recordar que en el si de la iglesia existen pareceres, posiciones, y criterios diversos y que esto cristaliza en el pluralismo político propio de una democracia. Creemos que el Obispo a de evitar decantarse por ninguna posición determinada porque sería injusto con la pluralidad existente, toda auténtica y respetable.

La pregunta sobre qué sentido tiene una Misa oficiada por un obispo – cardenal en un mitin político nos la hacemos en un estado personal, y a veces colectivo, de revuelta, que nos duele y nos desespera. Sólo aferrándonos a la fe y a la esperanza en las bienaventuranzas de Jesús podemos seguir viviendo dentro de este conglomerado incómodo en qué se va volviendo nuestra Iglesia, no sin la contribución de la jerarquía eclesiástica que tenemos. Esperamos palabras y gestos de misericordia y de acogimiento y nos encontramos con acusaciones y rechazo de personas. Esperamos confort y perdón y nos encontramos con culpabilizaciones que, metidas dentro de un mismo saco, resultan difícilmente separables.

No sabemos si usted nos podrá ayudar a desenvolver este ovillo dónde se está metiendo la jerarquía, complicando cada vez más todo aquello que dice y hace. La sencillez evangélica queda tan lejos de la parafernalia eclesiástica que el mensaje que nos debe transmitir nuestra Iglesia nos llega desdibujado y difícil de comunicar dentro de nuestras propias familias. Le pedimos excusas si le hemos molestado con nuestra insistente impertinencia.

Con toda cordialidad

La Junta Directiva de la Plataforma de Entitats Cristianisme al segle XXI

Barcelona, 20 de enero de 2008

Anuncios