No sabemos si los inmigrantes que vengan a España a partir del 9 de marzo tendrán que firmar un contrato de españolidad como exige Mariano Rajoy, líder del PP, pero sí conocemos una de las estrategias de integración del Gobierno: conquistarlos por el estómago. El Ministerio de Agricultura presentó ayer el estudio sobre hábitos alimentarios de los inmigrantes en España que presenta como éxito que el consumo de cous-cous haya bajado en los magrebíes, los pescados en los europeos del Este y las frutas tropicales en los americanos. “Ya sólo consumen las comidas de su país en fechas señaladas como las Navidades”, explicó Consuelo Pérez, una de las autoras de la encuesta y miembro del departamento de alimentación del Ministerio de Agricultura. La ministra, Elena Espinosa, consideró un logro el aumento de la frecuencia de las comidas españolas en la mesa de los extranjeros que viven en España. “Contribuye a su integración”, resumió. (…)

Extracto de la noticia del diario Público

Realmente, el nacionalismo español siempre te sorprende. Ahora resulta que lo que comen los inmigrantes es un problema de Estado. En Catalunya también hay xenofobia, pero, desde los poderes públicos se intenta que los ciudadanos de distintos orígenes lleguen a conocerse. Un ejemplo de ello es el programa “Karakia” de TV3 una especie de programa de cocina como los del Arguiñano pero realizado en las cocinas de sus casa por argentinos, colombianos, indios, pakistaníes, magrebís, polacos, rusos, daneses… En la web de este programa encontrareis recetas de todas las partes del mundo y también videos de los programas.

A ver si la ministra de agricultura nos va a prohibir “l’escudella y la carn d’olla” o peor aún el “pa amb tomacat” para que nos integremos nosotros también

Anuncios