Preguntado por su opinión personal sobre este tema, Ibarra ha explicado que, si se empieza a trocear y publicar lo que cada región aporta desde el punto de vista territorial, “se iniciará un camino peligroso porque ya se abre la veda”. Asimismo, considera que publicar balanzas fiscales no modificará las decisiones políticas y ha añadido que la gracia de la política es que “quien gane ocho ayude a quien sólo gane uno” y eso es, en su opinión, lo que debe hacer un político de izquierda. elplural

Ese impresentable oscurantista después de acusar a los catalanes de insolidarios para ganar elecciones, ahora pretende que no se publiquen las balanzas fiscales. Alegando que es un peligro su publicación cuando en realidad solo son un peligro para Ibarra, porque se va a demostrar que ¿para qué quiere Ibarra ganar más de uno, si el resto se lo saca a los catalanes, que además de burros son insolidarios como todo el mundo sabe”. Eso no es ser un político de izquierdas, eso es ser un caradura de mucho cuidado señor Ibarra.

En “A sueldo de Moscú” lo describieron muy bien en un artículo titulado “Y lo de Rodríguez Ibarra, ¿no es traición?” en el se decía: “Siempre me ha parecido Rodríguez Ibarra un político sectario de tomo y lomo y un demagogo de libro que ha vivido políticamente de dar subsidios a sectores enteros de población, de cobrar pocos impuestos y de esperar que vengan de fuera, concretamente de Madrid y Cataluña -donde sí se pagan impuestos, aunque en Madrid últimamente menos- a financiar sus políticas caciquiles. Hay quien piensa que eso ha sido bueno para Extremadura y hace muy bien en pensarlo. Eso, en cualquier caso es lo que le ha permitido conservar un apoyo electoral más que notable durante muchos años”.

Lo que le tendría que preocupar realmente a Rodríguez Ibarra es el día que deje de recibir las ayudas y tenga que dar explicaciones a sus conciudadanos de cómo se utilizaron esas ayudas.

Anuncios