Los de la “santa desvergüenza” salieron del pasado remoto con Dios y los obispos franquistas a la cabeza agrediendo verbalmente al resto de la humanidad. Este ejército de las tinieblas puso a España patas arriba, no se salvó nadie. Vomitaron sobre Catalunya durante mucho tiempo y muchos les siguieron con boicots, insultos y calumnias. Ya se sabe, en España, ir contra Catalunya hermana a fascistas, republicanos y socialistas. Y, los brillantes cerebros de la FAES la cagaron de nuevo. El PP volvió a perder.

Ahora, en plena pugna por el poder dentro del partido han empezado las primeras puñaladas traperas. Y, es que ya se sabe, los crispadores no pueden estar ociosos, lo llevan en los genes.

 

Algo hemos adelantado, cuando no estábamos en Europa, los crispadores daban golpes de estado. Pero, viendo la que han liado en estos últimos años, da miedo pensar como será la oposición en la próxima legislatura. Y nos preguntamos que haran esos malditos roedores ¿Utilizaran armas de destrucción masiva como el ántrax, el Papazinger Z o la excomunión? ¿Castigarán los Legionarios de Cristo con golpes de regla a los niños que cursen la asignatura de Ciudadanía? ¿Pedirán en sus rezos los del Opus Dei que Dios mande un Apocalipsis pequeñito sobre Catalunya y así el PP ganaría las próximas elecciones? ¿Se sacaran de la manga otro 18 de julio los neofascistasliberales?

 

Algún día, si Montilla quiere, esas cosas serán esperpentos del estado vecino.

Anuncios