Se conmemora en estos días el 90 aniversario de la Declaració Valencianista y se presenta el manifiesto que lleva por título “Por un compromiso político valencianista”.

 

Fragmento de un artículo aparecido en «La Correspondencia de Valencia», 16 de noviembre de 1918

 

“(…) El pueblo valenciano también está unido por una historia propia que lo caracteriza.
Ya bajo la influencia de Abd Allah, en 799, casi al mismo tiempo que el Papa León III corona Carlemany Valencia se erige plenamente en región independientes del Califato. Desde entonces, pasando por el reinado glorioso de Jaume I, en que nuestro reino entra a formar parte de la confederación catalano-aragonesa, siempre ha gozado nuestro pueblo de libertad. Era preciso que viniera Felipe V, el 1707, a vengarse cruelmente de los valencianos, para que perdieran este derecho, que es lo mejor del mundo. Beuter, Viciana, Escolano y Mossén Febrer son los principales cronistas de nuestra historia gloriosa. Ella es el espíritu de la vida valenciana. Cuando pierdes nuestra libertad, pierdes también nuestra historia, porque como dice Chamfort, «la historia de los pueblos sometidos al despotismo no es más que una simple colección de anécdotas ».
Desde entonces se nos impone el castellano, y la personalidad valenciana se denigra notoriamente. Nuestros clásicos son los clásicos castellanos; la lengua castellana es nuestra lengua, nuestra historia es la historia de España, los reyes castellanos son
nuestros reyes; Covadonga, el primer grito de nuestra reconquista, el valenciano, dialecto del castellano … En fin, lo Español nos absorbe. El invierno hiela nuestro espíritu.
Pero, como el invierno no es la muerte, sino la gestación de una nueva vida, la savia fecunda del espíritu valenciano esperaba, dentro de la tierra valenciana, la primavera gloriosa, que la ara estallar en flores de patriotismo. La primavera es la llegada. Los valencianos piensan ya en sí mismos y afirman sus características. Pronto
Este dulce amor, que empieza en la familia y termina en la patria, nos volverá viva y esplendorosamente la nación valenciana y nuestra propia patria florecera como los rosales en mayo” (…).

Anuncios