You are currently browsing the category archive for the ‘corrupcion de las palabras’ category.

El Partido Popular, Ciudadanos y otros partidos políticos similares de Catalunya, ante la demanda de más autogobierno o independencia, siempre sueltan la frase hecha: “eso no les interesa a los catalanes, lo que de verdad les interesa es la crisis, la perdida del empleo y llegar a final de mes”.

Lo que no cuentan es que, el Estado expolia a  Catalunya 60 millones de euros cada día. Te sientas catalán, catalán y español, español o anticatalán. Seas catalán, extremeño, andaluz, argentino, peruano, ugandés, magrebí, italiano… Por el solo hecho de vivir en Catalunya, tus impuestos (eso que nos descuentan de la nómina o pagas religiosamente cada mes de julio) se los lleva el Estado. La renta por cápita de los catalanes (una vez repartidos los impuestos por el gobierno) pasa del tercer puesto al onceavo. Si además, resulta que las inversiones firmadas por el Estado con el Gobierno catalán no se cumplen (Firmado el 27 de Octubre de 2005, inversión en carreteras: 2.609 millones de euros para el periodo comprendido entre el 2006 y 2012. Obras adjudicadas solo 33% cuando solo faltan 2 años para acabarse el plazo previsto, el dinero que no invierta el Estado en este plazo vuelve a sus arcas) entonces, Catalunya pasa de ser de motor económico a una mierda económica. Y en ese barco vamos todos. No tener mas autogobierno,  ni una financiación acorde con nuestra aportación supone no tener futuro. Ahora con la sentencia del TC el gobierno asigna sus inversiones donde y como le parece (no nos engañemos, eso lo ha hecho siempre) y ya sabemos que Catalunya no es precisamente su lugar favorito. Negarle el crecimiento económico a Catalunya representa negarle el futuro y eso se traduce en más paro, menos competitividad, menos estado del bienestar y, de seguir así, incluso tendremos que inmigrar como hicieron nuestros padres o nuestros abuelos. Ningún país puede resistir un expolio sistemático año tras año. Eso nos convierte en una colonia de España. Antes se llevaban el oro y la plata de América en barcos, pero, ahora se han vuelto más sutiles, lo justifican con una democracia que cada día se parece más a la democracia orgánica de Franco.

Y lo que más jode es que, en una Catalunya independiente, esas carreteras las podríamos pagar con solo 44 días. Imaginaros lo que podríamos hacer con los 321 días restantes a 60 millones de euros por día si no sufriéramos ese expolio constante.

Así que no nos vengan con rollos macabeos.

La Independencia ya no es solo una cuestión identitaria, es una cuestión de supervivencia.

La Real Academia de la Lengua Española ha reconocido un error en la definición de “nacionalidad”que aparece en el diccionario de su página web, lo que ha provocado ciertas críticas por apreciar una intencionalidad política, y ha asegurado que lo corregirá en breve.

De acuerdo con la actual edición del Diccionario de la Lengua Española, como primera definición de “nacionalidad” figura “condición y carácter peculiar de los pueblos y habitantes de una nación”, acepción que se suprime en el avance de la vigésimo tercera edición, aún no impresa pero que sí aparece en la página web de la RAE.

Además, en la edición aún vigente se dice que “nacionalidad” es también el “Estado propio de la persona nacida o naturalizada en una nación”; “Comunidad Autónoma a la que, en su Estatuto, se le reconoce una especial identidad histórica y cultural”; y “denominación oficial de algunas comunidades autónomas”. En la enmienda ya no figura la primera acepción, y de las tres que se pueden leer, la primera es “condición de pertenencia a un Estado por razón de nacimiento o naturalización”.

Leer más en  PUBLICO

Parece que la RAE también quiere entrar en el ruedo político, ya no es importante limpiar, fijar y dar esplendor a la lengua, ahora, solo interesa que ese “limpiar, fijar y dar esplendor a la lengua” sirva para los intereses ideológicos y políticos del nacionalismo español.

Preguntado por su opinión personal sobre este tema, Ibarra ha explicado que, si se empieza a trocear y publicar lo que cada región aporta desde el punto de vista territorial, “se iniciará un camino peligroso porque ya se abre la veda”. Asimismo, considera que publicar balanzas fiscales no modificará las decisiones políticas y ha añadido que la gracia de la política es que “quien gane ocho ayude a quien sólo gane uno” y eso es, en su opinión, lo que debe hacer un político de izquierda. elplural

Ese impresentable oscurantista después de acusar a los catalanes de insolidarios para ganar elecciones, ahora pretende que no se publiquen las balanzas fiscales. Alegando que es un peligro su publicación cuando en realidad solo son un peligro para Ibarra, porque se va a demostrar que ¿para qué quiere Ibarra ganar más de uno, si el resto se lo saca a los catalanes, que además de burros son insolidarios como todo el mundo sabe”. Eso no es ser un político de izquierdas, eso es ser un caradura de mucho cuidado señor Ibarra.

En “A sueldo de Moscú” lo describieron muy bien en un artículo titulado “Y lo de Rodríguez Ibarra, ¿no es traición?” en el se decía: “Siempre me ha parecido Rodríguez Ibarra un político sectario de tomo y lomo y un demagogo de libro que ha vivido políticamente de dar subsidios a sectores enteros de población, de cobrar pocos impuestos y de esperar que vengan de fuera, concretamente de Madrid y Cataluña -donde sí se pagan impuestos, aunque en Madrid últimamente menos- a financiar sus políticas caciquiles. Hay quien piensa que eso ha sido bueno para Extremadura y hace muy bien en pensarlo. Eso, en cualquier caso es lo que le ha permitido conservar un apoyo electoral más que notable durante muchos años”.

Lo que le tendría que preocupar realmente a Rodríguez Ibarra es el día que deje de recibir las ayudas y tenga que dar explicaciones a sus conciudadanos de cómo se utilizaron esas ayudas.